Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                                             

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK
MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


         


La mujer en la época prehispánica (Tercera y última parte)




Foto: google.com

Por Georgina Ligeia Rodríguez Gallardo
Doctora en Ciencias Sociales y Humanidades, por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, con Maestría en Sociología de la Cultura y Licenciatura en Sociología para la misma Universidad. Cuenta con diversas investigaciones y publicaciones, entre ellas el libro 'Suicidio: Un enfoque para su análisis' (por UCICA, 2013). Es coordinadora de Proyectos del DIF Municipal de Aguascalientes.

En esta tercera y última parte, Georgina Rodríguez Gallardo expone las razones por las cuales debe reconocerse desde diferentes disciplinas el papel de la mujer en la época prehispánica, para entender la inequidad y desigualdad en la actualidad.

Algunas conclusiones

Se requiere de un trabajo multidisciplinario para el conocimiento y rescate de las condiciones de vida de la mujer prehispánica, lo cual es fundamental para ofrecer un panorama integral de lo que sería el conocimiento de construcción del género vigente. Mucha de la actividad de disciplinas como la antropología, etnología y la arqueología están enfocadas al grupo, con una perspectiva global, pero como señala Lagarde " ¿Por qué una de las disciplinas dedicadas a estudiar, analizar y explicar la humanidad de los seres humanos no habría de ocuparse de la mitad de ellos?"(Lagarde, 1997:59)

Lo femenino y lo masculino con sus roles, espacios y estereotipos han presentado un desarrollo y cambio constante ajustándose a las condiciones históricas y culturales. En el desarrollo de los géneros se debe de reconocer que el papel de la mujer implicaba una actividad productiva y recolectora, que sin embargo por su capacidad generadora de vida se le remitía a lo natural. La importancia de garantizar la continuidad de la comunidad resultaba fundamental en esta época, por lo que hombre y mujer debían de trabajar de la mano.

La actividad productiva de la mujer en la época prehispánica debe de entrar en un proceso de revaloración, ya que era fundamental para la seguridad de su familia y redituaba en beneficio de la comunidad. Los productos que elaboraba o recolectaba eran utilizados en el intercambio de mercancías, pago de tributos, o el cuidado y recolecta del cacao, que se utilizaba como moneda de cambio. "En este proceso doble, permanente e inconcluso en el que la mujer es reducida a la sexualidad y ésta -por considerarse natural- es desvalorada. Así, la enorme diversidad de actividades, trabajos, sentimientos formas de vida de las mujeres han sido definidos históricamente como producto de sus cualidades naturales, biológicas." (Lagarde, 1997:61)

El conocer cómo se gestó la definición de lo masculino y lo femenino en el marco de inequidad y desigualdad actual resultaría de gran ayuda para una nueva manera de ver la relación de estos dos grupos. En este rastreo del género femenino, se aprecia que la inequidad y desigualdad no han reinado en la historia de la humanidad. Identificar los contextos económicos, políticos e histórico-culturales en los que se desarrolló la subordinación de la mujer resulta esencial. "A pesar del carácter determinante de la opresión de la mujer, no la abarca en su totalidad. En primer término a manera de hipótesis teórica, es evidente que la opresión no ha sido una característica inherente a la condición de la mujer, se ha desarrollado a partir del surgimiento de determinados hechos, en procesos concretos." (Lagarde, 1997:84)

La posición de inequidad y desigualdad surgidos del androcentrismo han sido el resultado del desarrollo mismo de la humanidad, la construcción de los estereotipos, de los roles de hombres y mujeres, de su comportamiento sociocultural, han sido resultado de un largo proceso de cimentación de las condiciones actuales de la mujer. La mujer y el hombre de hoy son resultado de un proceso de construcción y reconstrucción, ya que lo femenino es un concepto que se ha transformado, se ha redefinido conforme a los cambios históricos, culturales, religiosas, biológicos (fisiológicos y psíquicos), económicos y políticos, es el todo que define y redefine los roles de las mujeres y de los hombres, que son obra uno del otro.

La condición de la mujer es una creación histórica cuyo contenido está en el conjunto de circunstancias, cualidades y características esenciales que definen a la mujer como ser social y cultural genérico. Es histórica en tanto que es diferente a natural, opuesta a la llamada naturaleza femenina, es decir, al conjunto de cualidades y características atribuidas a las mujeres -desde formas de comportamiento, actitudes, capacidades intelectuales y físicas, hasta su lugar en las relaciones económicas y sociales y la opresión que las somete-, cuyo origen y dialéctica escapan a la historia y pertenecen, para la mitad de la humanidad, a determinaciones biológicas congénitas ligadas al sexo. (Lagarde, 1997:77)

Se puede deducir que la complejidad de la sociedad ha ido acentuándose, con la creación de instituciones, y principalmente con el surgimiento del Estado. El posicionamiento del hombre y la mujer en las estructuras sociales ha sido fundamental para la gestación de la inequidad y desigualdad de la que es sujeta la mujer, que derivó en la violencia de género. Rodríguez señala que "con la complejización de las sociedades a lo largo de la historia prehispánica, la marginación política, económica y social de las mujeres aumentó considerablemente y con consolidación de la jerarquía genérica se agudizaron las diferencias entre hombres y mujeres, al tiempo que se amplió la brecha entre las mujeres de los estratos sociales distintivos." (Rodríguez 2007:45)

En los inicios de la sociedad, de la comunidad, los roles y actividades de hombres y mujeres resultaban fundamentales para la continuidad de la especie, en este contexto la mujer con su función gestora de vida, resultaba esencial para la continuidad de la especie. Esto no ha cambiado, sin embargo se dio un proceso de institucionalización de la maternidad, de la madre y de la familia que ha jugado un papel importante en el proceso de subordinación y limitación de la mujer. La función biológica de ser madre, es ineludible e intransferible -hasta el momento-, la más de las veces es elegida, esperada y en muchos casos deseada. La maternidad es vista como un instinto, se percibe como parte de la naturaleza de la mujer, es innato el conocimiento para cuidar al infante -lo cual es incierto ya que la crianza está delineada por la cultura, y el momento histórico- lo que involucra el sacrificio en beneficio de otros, sean hijos/as o esposo.

En este contexto, la mujer construye su ser a partir de los otros y con la función de procreación-crianza considerada desde tiempos remotos como mística, en donde la mujer embarazada representó deidades en diversas culturas y momentos históricos. Si bien las formas de manifestación han cambiado, no así la relevancia social y cultural.

La adscripción de la mujer al ámbito privado en Mesoamérica, no es del todo evidente -si bien es necesario puntualizar el corte histórico y a la cultura a la que se hace referencia-. Se destaca la actividad productiva de la mujer prehispánica, que si bien realizaba diferentes labores en el hogar, paralelamente desarrollaba actividades de gran importancia, ya que contribuía al sustento del hogar, como es la producción agrícola, de animales productivos nativos, y el cuidado y educación de los hijos e hijas. A lo que se suman diferentes actividades de textiles y alfarería, que en buena parte les permitía cubrir sus tributos y la compra de esclavos. Esta labor productiva saca a la mujer prehispánico de la esfera de lo privado, si bien la actividad reproductora y de crianza están bajo su responsabilidad, no es limitativa -si bien se requiere un mayor estudio-. El análisis de los papeles de hombres y mujeres en esta etapa permitirían establecer las circunstancias sociales, económicas, políticas e históricas que contribuyeron a la conceptualización actual del género.

Bibliografía
Lagarde, Marcela. (1997). Identidad Genérica y Feminismo, Instituto de Estudios de la Mujer, Universidad Nacional Heredia, Costa Rica.

Rodríguez Shadow, María J. (coordinadora) (2007). Las mujeres en Mesoamérica prehispánica, Universidad Autónoma del Estado de México, México, 2007.


LEE LA PRIMERA PARTE AQUÍ La mujer en la época prehispánica (Primera de tres partes)
LEE LA SEGUNDA PARTE AQUÍ La mujer en la época prehispánica (Segunda de tres partes)
LEE LA TERCERA PARTE AQUÍ La mujer en la época prehispánica (Tercera y última parte)





Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. © Copyright, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon