Los libros de Luis Zapata

Por Adiel Martínez Hernández


El 4 de noviembre falleció el escritor Luis Zapata, representante destacado de la literatura gay mexicana,  quien con su novela El Vampiro de la colonia Roma se volvió referente para la comunidad LGBT+.


El 4 de noviembre falleció el escritor Luis Zapata, representante destacado de la literatura gay mexicana. Su novela El Vampiro de la colonia Roma describe con humor las peripecias de un joven homosexual dedicado a la prostitución en una urbe que entraba a tumbos en la modernidad. En Jirones, su otra novela sobresaliente, refleja la vida de un homosexual en una ciudad provinciana.

Los dos textos no solo marcaron hitos en la literatura mexicana de finales del siglo XX, también sirvieron de referente para la comunidad LGBT de aquellos años. Soy un ávido lector, y cuando hago memoria de cómo me acerqué a la lectura siempre están presentes estos dos libros de Luis Zapata. ¿Cómo pararon en mis manos? Aquí la historia:

Ya había leído y releído las lecturas de mis libros de primaria y secundaria. Por mi condición económica no era prioritario comprar libros en la familia. Si acaso mis hermanas llevaban a casa revistas de espectáculos e historietas. También tengo presente la lectura de textos religiosos que los Testigos de Jehová le obsequiaban a mi familia en el intento de convertirlos en cristianos.

Pero a finales de los años ochenta, mi hermano mayor entró a trabajar después de terminada la secundaria. Halló empleo de costurero en un taller de maquila en la colonia Roma. De camino al trabajo pasaba por la Glorieta de Insurgentes que ya era conocida como punto de reunión de la comunidad gay para luego asistir a la famosa Zona Rosa. Ahí mismo encontró dos instituciones educativas donde estudió el inglés y el diseño de modas.

Luis Zapata merece ser reconocido como el primer gran vocero de la comunidad LGBT+ en México.

Fueron sus compañeros de aula y las amistades que hizo en esa zona quienes le permitieron a mi hermano expresar su orientación sexual libremente. Una de las vías fue proporcionarle lecturas que representaban la condición homosexual. El libro obligado era El Vampiro de la colonia Roma de Zapata. Mi hermano lo llevó a la casa forrándolo de papel periódico para ocultar su portada. Lo guardaba en un cajón para leerlo solo en los trayectos a su trabajo.

Una vez completada su lectura el libro quedó guardado porque le siguió En Jirones, que a pesar de tener una portada muy sobria, también fue sometido al ocultamiento. Fue entonces cuando aproveché la oportunidad y me puse a leer El Vampiro de la colonia Roma, con la dificultad para comprender la ironía, el doble sentido y la narrativa de situaciones que eran ajenas a mis trece años de edad. Pero que me permitieron comprender, amar y respetar a mi hermano.

No sé dónde terminaron esos ejemplares de El Vampiro… y En Jirones. Creo que mi hermano los prestó y jamás volvieron a sus manos. Lo que sí sé es que yo me volví fan de Luis Zapata. Apenas tuve la oportunidad y la capacidad monetaria me hice de esas dos magníficas novelas y las releí con fruición. Luego adquirí la también divertida ¿Por qué mejor no nos vamos?, Siete noches junto al mar, su libro de cuentos Ese amor que hasta ayer nos quemaba y Bom Crioulo, una traducción de Zapata de una novela brasileña del siglo XIX.

Luis Zapata merece ser reconocido como el primer gran vocero de la comunidad LGBT+ en México. Si bien hoy los otros espacios públicos y de comunicación tienen ya una significativa participación de miembros de dicha comunidad esto se debe en parte a que hubo personalidades, que como Zapata, abrieron brecha para hacerse presentes.

Te recomendamos también:

El personaje gay, ¿innecesario?

Personas atraídas por menores

Nueva lucha estudiantil

El universo femenino y la empatía masculina

Actos contramasculinos