La violencia de género no toma cuarentena

Por Lisset Ramírez

 

¿Quedarse en casa es la solución? ¿La cuarentena ha ayudado a que disminuya? El confinamiento por la pandemia del coronavirus ha evidenciado la cultura machista, misógina y feminicida en México.


En México se ha mantenido fuertemente una cultura machista y misógina  transmitida de generación en generación, y que va en aumento causando muertes, desapariciones y violencia vivida por miles de mujeres.

Se le comenzó a tomar importancia al tema en 1993, cuando en Ciudad Juárez, Chihuahua, empezaron a conocerse los primeros asesinatos masivos de mujeres. La primera víctima fue Alma Chavira en enero de 1993. Meses después encontraron el cuerpo de Gladys Janeth Fierro. En 1995, el de Silvia Rivera. Un año después hallaron seis cuerpos en una zona desértica, y en 1998, Sagrario González desapareció después de salir de su trabajo. Todas fueron encontradas en las mismas condiciones: violadas, torturadas, estranguladas y acuchilladas en la espalda. El gobierno no hizo las investigaciones correspondientes para dar con los responsables de estos feminicidios, quedando impunes.

No obstante este problema no se ha detenido. En este 2020 se ha incrementado de manera importante la trata de personas, lo que ha provocado que el índice de desaparición forzada de mujeres sea cada vez mayor, siendo principalmente afectadas las jóvenes de entre 13 y 25 años de edad. Todo esto al mismo tiempo que se registran más feminicidios, siendo aproximadamente 10 mujeres asesinadas todos los días.

Al ser más públicos los casos de desaparición forzada, se hace evidente la cultura machista en la que está envuelta la sociedad mexicana; los primeros juicios que se han hecho han buscado revictimizar a la afectada, con comentarios como “se ha de haber ido con el novio”, “por usar esa ropa”, “por salir sola”, “por salir a esa hora”, entre muchos otros, que dejan ver la falta de empatía y la poca importancia que la población le ha dado a este fenómeno.

Con base en las estadísticas difundidas en enero de 2020 por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el año 2019 se registraron 2,825 asesinatos de mujeres a lo largo de todo el territorio nacional, de los cuales solamente 1,006 se tipificaron como feminicidios. Teniendo como resultado, según los datos de Alejandro Gertz, fiscal general de México, que en los últimos cinco años los feminicidios han tenido un incremento de 137%.

México tiene aproximadamente dos meses que entró en cuarentena por la pandemia del coronavirus, causando la detención de muchas de las actividades no esenciales y por ende, la disminución de personas que salen a las calles. Sin embargo, a pesar de la situación no se ha registrado una disminución en ningún tipo de violencia de género, al contrario, ésta se ha incrementado.

Se ha mostrado por medio de las redes sociales la inconformidad y descontento de miles de mujeres mexicanas respecto a la violencia de género y la reacción que ha tenido el gobierno ante estos hechos; se han creado movimientos para exigir mejoras en materia de seguridad para las mujeres, como el #MeToo y recientemente la marcha feminista del 8 de marzo y el Paro Nacional de Mujeres del 9 de marzo, el cual causó un impacto económico de más de 37 mil millones de pesos.

México tiene aproximadamente dos meses que entró en cuarentena por la pandemia del coronavirus, causando la detención de muchas de las actividades no esenciales y por ende, la disminución de personas que salen a las calles. Sin embargo, a pesar de la situación no se ha registrado una disminución en ningún tipo de violencia de género, al contrario, ésta se ha incrementado desde entonces 22.31%, reflejándose en las más de 115 mil llamadas de emergencia, según datos emitidos por la Red Nacional de Refugios (RNR).

Tan solo entre el 17 y el 27 de abril de este año, se registraron las desapariciones de 15 jóvenes  en Oaxaca, sin contar los casos de las que han desaparecido en todo el país, y los que no han tenido difusión.

Como sociedad tenemos mucho que aprender aún; debemos erradicar el machismo desde la educación que se recibe en casa, puesto que nos pone en vulnerabilidad a millones de mujeres en México.

El confinamiento por la pandemia del coronavirus ha demostrado que quedarse en casa no es la solución a la violencia de género. ¿O acaso la cuarentena ha ayudado a que disminuya?

Te recomendamos también:

Emociones displacenteras y cuarentena

Cuando mi cuerpo zarpa

A los 58 yo soy mi casa