25 de noviembre ¿Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres? Soledad Jarquín y su lucha contra la impunidad frente al asesinato de su hija Sol

Por Elvira Hernández Carballido

 

Ante la indiferencia del Estado y la falta de mecanismos efectivos para proteger a periodistas, Soledad Jarquín tuvo que crear su propia estrategia de búsqueda de justicia para que el caso de su hija no quede impune.


Tu cuerpo olía a sangre. Sentí frío, estaba sucio y tú estabas con tierra en tu cuerpo, te quité con mis manos la tierra de tu cara y ese amasijo que se hizo con la sangre seca, olorosa, lo que no te pude quitar fueron las siete balas incrustadas en tu cuerpo. Eso no pude. Me llené de rabia.

La periodista Soledad Jarquín enfrentó el asesinato de su hija, una joven que trabajaba como fotógrafa en el estado de Oaxaca, una de las regiones que más ha padecido agresiones a los medios de comunicación y muertes de periodistas. El reclamo de justicia que ella ha hecho como periodista, como activista social y como madre puede representar un ejemplo de la lucha contra la impunidad, una esperanza en la forma de buscar justicia cuando asesina a un periodista en nuestro país.

Existen pocos estudios en torno a la situación del periodismo en el estado de Oaxaca, pero los existentes son representativos. Entre ellos, destaco los trabajos de María Magdalena López Rocha y Olga Rosario Avendaño.  Las observaciones de las dos especialistas advierten que el periodismo oficial controla los medios en Oaxaca, pero entonces, ¿por qué la región está entre los estados con un mayor número de periodistas agredidos y asesinados? La respuesta no es complicada: Se violenta a quienes se salen de ese modelo, quienes tienen perspectiva crítica, compromiso social y entienden el periodismo como espacio de investigación y de denuncia. Entre quienes han vivido esta situación, se puede mencionar a la reportera Martha Izquierdo. Ella compartió en una entrevista que fue amenazada de muerte por el presidente del Congreso local por dar a conocer los desvíos públicos en que estaba involucrado. La misma Olga Rosario Avendaño tuvo que dejar un tiempo su trabajo periodístico por amenazas y asilarse en la ciudad de México. Otra periodista, Ixtli Martínez detalló una agresión:

El gobernador de Oaxaca nos alcanzó, él mismo iba manejando su camioneta y al detenerse en medio de una calle transitada, frente a nosotros, bajaron sus guaruras y nos rodearon. José Murat preguntó mi nombre y le contesté enseguida, luego gritó: ¿Quién te crees tú para cuestionarme? ¡Te conozco, voy a hablar con tus jefes! No se le pasaron los detalles y ordenó a mi camarógrafo que dejara de grabar. Me pidió acercarme a la ventana de su camioneta, pero me negué, así que desde lejos siguió hablando y brevemente me pidió que no lo volviera a interrumpir en sus eventos. Su rostro encolerizado y nuestras caras de ¿juat? Como cuando te regañan por algo, de lo que sabes no eres culpable. “Nos estamos viendo”, se despidió. Las siguientes entrevistas banqueteras tuvimos que valernos de otras estrategias y más amigas y amigos en el medio para respaldarnos y cuidarnos. Poco tiempo después de los encontronazos con ese gobernador, a quien era mi jefe de información, al director de noticias y a la que escribe, nos avisaron que nuestro contrato había terminado, eso sí, me ofrecieron muchas cartas de recomendación.

Cabe destacar que este testimonio fue recuperado del libro Periodismo de género en Oaxaca. La otra mirada, escrito por Soledad Jarquín. Ella fue reconocida con el Premio Nacional de Periodismo en 2006, en la categoría noticia. El texto denunciaba la violación por parte de un grupo de soldados a trabajadoras del sexo en Coahuila. Este reconocimiento es ejemplo de su labor periodística y del perfil que la ha caracterizado: Es una reportera que va al lugar de los hechos e investiga, consulta todas las voces involucradas en el suceso, su perspectiva es crítica –siempre sustentada en fuentes- y los textos que publica son de denuncia.

Soledad nació en Huatulco, Oaxaca. Estudió periodismo en la Universidad de Guadalajara en 1985. De inmediato empezó a reportear. Si bien el periódico “El Imparcial” se ha caracterizado por su línea oficial, ella ha tratado de cubrir las noticias sin dejar de mantener su perspectiva crítica. La calidad de su trabajo fue suficiente para ganarse el respeto de sus jefes.

Al iniciar la década de los noventa conoció a la periodista Sara Lovera, con quien aprendió la importancia del periodismo feminista. Por ello, se convirtió en corresponsal de la primera agencia de noticias de mujeres en el país, fundada por Lovera, Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) y en 1998 fundó el suplemento Las Caracolas, en el periódico El Imparcial. Eligió ese nombre por considerar que puede representar  “esa concha de mar que deja escuchar el rumor de las que no tenían voz y que permite escribir sobre los temas que a otros medios parecían peligrosos. Ese espacio donde las mujeres, las indígenas, las migrantes tienen rostro y voz.” [1]

Jarquín aseguraba que su objetivo siempre ha sido reflejar la condición social de las mujeres tanto de Oaxaca como de todo el país, que su publicación fuera un espacio que daba voz a las sin voz y en cada ejemplar lograran descubrirse pequeños pedazos de la memoria colectiva femenina. Desde entonces, su compromiso ha sido enseñar a muchas mujeres a verse a sí mismas y hacer valer sus derechos. El suplemento hizo uso de la entrevista, la crónica, el reportaje y los géneros de opinión para dar a conocer la situación de las mexicanas. Soledad Jarquín creó la columna “Mujeres y política”.

Su compromiso y calidad han sido definitivos para que reciba otros reconocimientos como el Premio Estatal de Periodismo 1993 y ciudadana distinguida por el Ayuntamiento de Oaxaca 2006, Jarquín ha hecho del periodismo su espacio natural de expresión y denuncia.

El 2 de junio de 2018 su vida cambió totalmente, una de sus dos hijas fue asesinada. Desde ese día, la lucha de Soledad ha sido constante y ejemplar.

Estudios y reportes, organizaciones como Artículo 19, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, los órganos de protección a los derechos humanos y otros más, especifican la importancia de no dejar impunes los crímenes contra periodistas, la realidad nacional es avasalladora. Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018), “el 98 por ciento de los delitos contra la libertad de expresión estuvieron sin investigación y sin castigo”. (CIMAC, 2018)

En el periodo de 2012-2018, once mujeres periodistas fueron asesinadas en México, CIMAC elaboró un cuadro revelador al respecto:

Nombre

Lugar y año

Tipificación

Postura de las autoridades

María del Rosario Fuentes Rubio

Tamaulipas. 2014

Desaparición

No se ha reconocido relación del crimen con la actividad periodística. Sin resolver.

Marlene Valdez García

Nuevo León. 2014

Feminicidio

No se ha reconocido relación del crimen con la actividad periodística.

Jazmín Martínez Sánchez

Nayarit. 2014.

Feminicidio

No se ha reconocido relación del crimen con la actividad periodística. Sin resolver.

Indira Gascón García

Michoacán. 2015.

Feminicidio

Sin resolver.

Anabel Flores Salazar

Veracruz. 2016.

Feminicidio

Sin resolver.

Zamira Esther Bautista Luna

Tamaulipas. 2016

Feminicidio

Sin resolver

Miroslava Breach Velducea

Chihuahua. 2017

Feminicidio

Sin resolver.

Judith Paula Santiago

Oaxaca. 2017

Feminicidio

Sin resolver.

Leslie Ann Pamela Montenegro del Real

Guerrero. 2018

Feminicidio

Sin resolver.

Alicia Díaz González

Nuevo León. 2018

Feminicidio

No han reconocido relación del crimen con la actividad periodística.

Sin resolver.

María del Sol Cruz Jarquín

Oaxaca. 2018

Feminicidio

No se ha reconocido relación del crimen con la actividad periodística.

Sin resolver.

Ante esta situación, el panorama es desolador. Si bien existe un marco jurídico, derechos y obligaciones del Estado, así como medidas de prevención y atención, estas dos últimas encargadas a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión y al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, hasta la fecha la impunidad sigue latente en cada caso.

En 2012 se firmó el decreto para expedir la Ley para la Protección de Personas y Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. En su reporte de 2018, se indicó que Oaxaca estaba entre los cinco estados que más solicitudes de protección tenían realizadas. En ese contexto se había logrado apoyar a 948 personas, entre ellas 126 periodistas de todo el país. Entre las críticas que han recibido estos mecanismos están:

  • Revisión de las peticiones sin perspectiva de género, por lo que se corre el riesgo de que las peticiones se revisen con prejuicios sexistas.
  • Han reconocido la violencia física pero no reconocen otros tipos de violencia, como la institucional o psicológica, y consideran que si las agresiones no son visibles no pueden asumirse como responsabilidad directa a las autoridades.
  • Se otorgó como primera medida un botón de asistencia que al activarlo enlaza con la policía a la persona en riesgo. “La desventaja de esta medida es que tiene efecto práctico hasta que ocurre una agresión y una vez que se activa no sirve de nada si se trata de una agresión física, de un atentado o de una amenaza que requiere atención inmediata y en el lugar”.
  • Otras medidas de protección que han ofrecido son: un listado de lugares donde pueden atender llamadas de auxilio, cámaras de vigilancia y patrullajes constantes.
  • No se tiene capacidad de reacción frente a las diversas manifestaciones de violencia porque no se ha logrado atender de forma integral los distintos impactos de la violencia en periodistas y familiares.

En este último punto es importante advertir el descuido en la protección y apoyo a las familias de periodistas asesinados. Es por eso que Soledad Jarquín, por iniciativa propia, ha creado su propia estrategia para enfrentar su tragedia. Al revisar su Facebook, los textos que ha escrito y las declaraciones que ha dado a la prensa, se han organizado sus acciones en una estrategia de nueve etapas y que a continuación se detallan.

  1. La noticia del crimen. El sábado 2 de junio amigas y colegas de Soledad Jarquín empezaron a circular por WhatsApp que su hija María del Sol había sido asesinada. Las muestras de apoyo de inmediato se dan a conocer en redes sociales y la noticia comienza a circular en medios de comunicación de todo el país.
  2. El duelo. Soledad Jarquín escribió y leyó en el funeral de su hija, una carta para denunciar el asesinato. El texto tiene cuatro partes muy significativas y fue reproducido en diversos espacios de comunicación nacionales:

Tu cuerpo olía a sangre. Sentí frío, estaba sucio y tú estabas con tierra en tu cuerpo, te quité con mis manos la tierra de tu cara y ese amasijo que se hizo con la sangre seca, olorosa, lo que no te pude quitar fueron las siete balas incrustadas en tu cuerpo. Eso no pude. Me llené de rabia.

Y en ese momento dejé de llorar para abrazarte y decirte que te vayas tranquila, que me dolerá tu ausencia, ya no voy a tener con quién pelear ni discutir nuestra afición favorita. Ya no escucharé tus planes y proyectos siempre grandes, siempre esperando una oportunidad la misma que hoy ya no tienes frente a la vida. Si te voy a extrañar siempre, siempre me harás falta con tus ojos que se querían comer al mundo y que hoy no pude cerrar parecía que te resistías a dejar de mirar la vida que te arrebataron. Te voy a extrañar con tu irredenta postura, con tu acostumbrado desplante para reírte del mundo, ese que cuestionaste siempre por desigual e injusto. Te van a extrañar porque no habrá más Solecita llevando tortas al hospital civil y pan de cuando en cuando. Te voy a extrañar mi niña porque una madre sin su hija es vivir con un hueco en el corazón que nada cierra. Te vamos a extrañar quienes te conocimos por tu inmensa alegría y por tu trabajo siempre profesional.

No le temo a nada desde aquel día que me dijiste quién y cómo eras me diste una lección de vida y siempre supe que eras mi maestra. Te quiero niña de ojos vivaces y estarás en mi corazón hasta que volvamos a encontrarnos.

No te voy a recordar cómo te encontré hoy, llena de tierra y sangre, no. Te recordaré como mi hija inteligente, indignada y amorosa que fuiste. Así que te recordaremos tus hermanitas y toda la familia, como el alma de la fiesta que siempre fuiste. Y sí mi niña, tu crimen no quedará impune…

Esta carta que quiebra el alma y palpa el dolor de una madre, también permite atisbar puntos significativos de la fuerza del discurso:

Con fuerza y dolor describe el cuerpo inerte de su hija. Cada palabra utilizada permite comprender el dolor y la impotencia de la periodista.

Todo el dolor, la melancolía y la nostalgia se ven reflejadas en cada frase. El discurso refleja el luto de una madre. Ella enumera lo que caracterizaba la personalidad de su hija, su forma de ser y estar.

Siempre reitera su fuerza, tan grande como su dolor, pero expresadas con humildad y sinceridad.

Soledad Jarquín sufre, pero escribe con la fuerza de luchar por su hija. La promesa está latente, no dejará que la impunidad marque ese asesinato.

  1. Las reacciones en la prensa. No solamente los medios oaxaqueños hicieron referencia el suceso, en cada estado de la república fue nota de primera plana. Los datos que se destacaron fueron, en orden jerárquico:
  • Se trataba de la hija de Soledad Jarquín, periodista.
  • María del Sol era fotógrafa y tenía 27 años.
  • Fue asesinada junto a la candidata Pamela Terán.
  • La joven fue obligada a cubrir esa campaña por parte del titular de la dependencia, Francisco Javier Montero López. De no hacerlo, la fotógrafa perdería su trabajo.
  • Las mujeres salieron del Bar Jardín, en la ciudad zapoteca de la región del Istmo de Tehuantepec, y fueron asesinadas por varios sujetos armados, quienes les dispararon en el momento en que abordaban una camioneta de la candidata.
  • La computadora y cámara fotográfica de la joven desaparecieron del lugar de los hechos.
  1. Declaraciones para denunciar el caso[2]. La prensa dio primera plana y sus notas citan textualmente diversas frases de Soledad Jarquín. Se clasificaron de acuerdo a su tono y contenido de la siguiente manera:
  • De amor e indignación. A mí me arrebataron a una niña alegre, desvivida, con mucho futuro por delante, con muchos sueños que se fueron a la chingada, era la más amorosa de mi familia, sobre todo alegre, se fue la alegría de mi casa. Hoy fue mi hija, pero mañana puede ser cualquiera.
  • De denuncia. No es que haya estado en un lugar equivocado, sino que este el país es un lugar equivocado. No me han informado nada, yo tuve que ir a reconocer el cuerpo de mi hija, no me han dado la cara para decirme que mi hija estaba muerta.
  • De acusación. Si María del Sol no aceptaba que la comisionaran a Juchitán, perdía el trabajo. Yo lo platiqué con mi hija hace un mes, cuando ella me contó cómo estaban las cosas en la secretaría y que la estaban mandando a cubrir la campaña del candidato del PRI. Le dije ‘por qué no renuncias’; me dijo ‘deja ver, va a ser un mes, voy a regresar y voy a renunciar, ya no me gusta estar en la secretaría’, ella fue descubriendo cosas que no le gustaban.
  • De reconocimiento al respaldo. He tenido muestras de solidaridad con lo sucedido y muchas compañeras y compañeros han publicado las cartas que hago públicas y que van dirigidas al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, así como a otras instancias para demandar justicia, para que el crimen de María del Sol no quede impune. Sin duda, hay una apertura para estas denuncias en Oaxaca y en México, además de actos de solidaridad de periodistas en otros países.
  • De lucha. Por ello seguiremos exigiendo justicia señor gobernador Alejandro Murat Hinojosa y ojalá que esta vez sí se dé por enterado, esperamos que esta vez, usted, sí cumpla con su palabra, su responsabilidad como gobernante es cuidar de la vida de la ciudadanía a través de sus instituciones, si las instituciones fallan es su responsabilidad.
  1. Las estrategias de protesta. Desde mi perspectiva, distinguí cuatro principales:

USO DE REDES SOCIALES. Soledad Jarquín no ha dejado de utilizar el muro de su Facebook para denunciar el caso de su hija. La agencia de noticias SemMéxico difunde artículos y notas del tema.

LAS CAMPAÑAS DE DIFUSIÓN. La que más ha destacado por su permanencia y constancia es cuando cada mes publica una frase que evoca el tiempo transcurrido del crimen y la lucha permanente contra la impunidad.

LOS ANUNCIOS ESPECTACULARES. Se colocaron varios en puntos estratégicos de la ciudad de Oaxaca. Aunque, a los pocos días se denuncia que fueron mutilados o retirados.  

LAS CONFERENCIAS. Se organizaron varias presentaciones para medios de la entidad y nacionales en diversos lugares de Oaxaca. Principalmente se hizo denuncia de la falta de compromiso del gobierno, el nulo avance de las investigaciones y la indiferencia de las autoridades.

LA SORORIDAD. En diversos espacios de feministas, tanto publicaciones impresas y redes sociales, fue constante el apoyo entre las mujeres periodistas. Fue así como en columnas, en cartones políticos, en programas de radio y hasta en movilizaciones el caso de María del Sol estuvo latente a través del discurso feminista de las mujeres que se identificaron con Jarquín.

  1. Las acciones contra la impunidad.

Recurrir a las publicaciones periodísticas. Soledad no ha dejado de hacer conferencias de prensa, de dar entrevistas y de enviar boletines a los medios de comunicación.

La denuncia constante. Recurre a los medios para denunciar y ofrece datos precisos de los errores, ataques o amenazas relacionados con el caso.

Representaciones simbólicas de protesta. Unirse a grupos de mujeres para llamar la atención a la sociedad oaxaqueña en las calles de la capital.

Marchas. Se une a convocatorias de mujeres oaxaqueñas que caminan y protestan por las calles de la capital.

Campañas. Se organizan con frases o acciones durante un periodo específico. Por ejemplo, a punto de cumplirse los 365 días del caso, se solicitó a mujeres del ámbito académico y periodístico enviar una foto suya con un cartel que portara la foto de lo joven y el tiempo transcurrido sin avances del caso.

  7.  Las reacciones del Estado.

Ante la total indiferencia del Estado, Soledad Jarquín ha enviado cartas al gobernador de Oaxaca. En su discurso el tono es fuerte. Destaca su valentía ante la exigencia. Los he enfrentado, desmentido y siempre ha hecho un llamado a su sensibilidad, sin temor, con fuerza y de manera directa les ha escrito.

  1. La tenacidad incansable por la justicia.

Soledad Jarquín sigue su estrategia de denuncia contra la impunidad.

“Aquí, en este edificio (de la Fiscalía General de Oaxaca) se asesina a la justicia, se protege a los responsables, se enmascara la verdad y se da paso al mayor de los delitos que puede cometer un gobierno, en esa mezcla de impunidad, de omisiones, de letargos”. Así, con esa lapidaria acusación la reconocida periodista Soledad Jarquín Edgar pidió al Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, que atraiga el caso de su hija María del Sol Cruz Jarquín.[3]

Sin duda, Oaxaca es un estado donde el periodismo crítico y de denuncia sufre agresiones por parte del gobierno y gente con poder.

Soledad Jarquín es una periodista que ha destacado por su periodismo crítico y compromiso feminista, tiene gran reconocimiento en la región. El asesinato de su hija fue noticia en el estado y en el país.

El caso presenta los tres tipos de violencia que caracterizan al periodismo en México, fue directa, estructural y simbólica. Ante la indiferencia del Estado, la falta de mecanismos efectivos para proteger a periodistas y el vacío total de acompañamiento a familiares de reporteros asesinados, Soledad Jarquín tuvo que crear su propia estrategia de búsqueda de justicia. Ella tuvo que crear para que el caso de su hija no quede impune.

Notas:

[1] Cervantes, Erika (2007) “Soledad Jarquín Edgar”, en CIMAC Noticias. Recuperado de: https://cimacnoticias.com.mx/noticia/soledad-jarquin-edgar/

[2] Cada uno de los párrafos textuales que ilustran los tipos de declaraciones que hizo Soledad Jarquín a la prensa fueron publicados en diversos medios y reiterados en sus contenidos.

[3]Ríos, Paulina y Matías, Pedro (2019) “En Oaxaca se asesina a la justicia: Soledad Jarquín; pide a FGR atraer el caso de María del Sol”, en Grieta. Recuperado de: https://www.grieta.org.mx/index.php/2019/06/02/en-oaxaca-se-asesina-a-la-justicia-soledad-jarquin-pide-a-fgr-atraer-el-caso-de-maria-del-sol-oaxaca/

Te recomendamos también:

Mujeres de Primera Plana, recuperando a las primeras reporteras en México

Gracias Quino, por siempre Mafalda

Mapa de escritoras mexicanas contemporáneas

A 100 años de su muerte. Venustiano Carranza y las mujeres modernas de México

A los 58 yo soy mi casa

Mujeres que te marcan la vida