Mujeres con rostros cubiertos: fronteras simbólicas del miedo en calles de la CDMX

Foto: Zuleyka García/MujeresNet

Por Alma Rosa Ortega González
Especialista en estudios de género y feminismos latinoamericanos, tiene Maestría en el área de filosofía política por la UNAM.

 

Frente a la violencia estructural patriarcal se recurre al pasamontañas como prenda de resistencia, consciencia social y anarquismo; la prenda oscura y protectora ante la posibilidad de ser criminalizadas.



La sombra siniestra que cubre la ciudad y el miedo constante que sentí durante
cada día y noche de la semana que allí estuve me acompañan hasta hoy.
Allí se muestra la relación que existe entre el capital y la muerte.
Rita Laura Segato.

 

Como parte de la elaboración de una cronología narrativa de un fenómeno de violencia continuo en la Ciudad de México (CDMX) me di a la tarea de elaborar de acuerdo a mi experiencia como ciudadana los hechos que desencadenaron la violencia y la manifestaciones masivas de mujeres más recientes en esta ciudad, así como una mínima caracterización de algunos de ellos en los que estuve presente  y la visibilización  de pasamontañas y prendas para cubrir el rostro en los actos de protesta.

Estas  prendas presentan un alto contenido de carga simbólica, entendiendo lo simbólico desde la diversidad de estudios de antropología y psicoanálisis a partir de los cuales he desarrollado otras propuestas académicas. A partir de dos autoras feministas he desarrollado una breve interpretación de los usos de dichas prendas y sus efectos prácticos de resistencia.

El uso del pasamontañas como simbólico que involucra una noción de performatividad, en su obra Deshacer el género la anglosajona Judith Bulter explica cómo el género se constituye como norma en el sentido que regula los comportamientos y todas estas conductas y comportamientos se articulan en la cultura y  lo social pero también a partir de normas simbólicas y abstracciones morales, lenguajes que se manifiestan a través de una demanda que se plantea en las psiques desde su origen.

El uso del pasamontañas y telas negras para cubrir el rostro es parte del nuevo  simbólico de resistencia al poder masculino y sus prácticas de poder.

El género es y forma toda la estructura simbólica de los sujetos, un mecanismo que conforma la normalización de lo que es masculino y femenino junto con las derivaciones que el mismo género asume en controles, dominios, opresiones, ropa, y puestas en escena discursivas de normalización o resistencia como sería el caso del  uso de estas prendas en las protestas.  

El uso del pasamontañas y telas negras para cubrir el rostro es parte del nuevo  simbólico de resistencia al poder masculino y sus prácticas de poder. Rita Laura Segato, feminista argentina decolonial, habla en su texto Las estructuras elementales de la violencia de cómo la violencia forma parte de una estructura social y política e incorpora elementos de la antropología y el psicoanálisis para argumentar que el surgimiento del sujeto es representado por rituales y mitos de iniciación masculina a través del mundo en diferentes culturas, la propia narrativa freudiano-lacaniana es un mito más que culturaliza las narrativas particulares de la familia nuclear occidental.

La autora sostiene que esto más tarde se reproducirá de manera jerárquica en las relaciones coloniales, racionales, de género, que reproducen y articulan en el sujeto la estructura simbólica del patriarcado, su pedagogía de la crueldad, erótica del deseo y toda la violencia sexual con sus efectos y consecuencias mortales que conocemos.    

La autora sostiene que esto más tarde se reproducirá de manera jerárquica en las relaciones coloniales, racionales, de género, que reproducen y articulan en el sujeto la estructura simbólica del patriarcado, su pedagogía de la crueldad, erótica del deseo y toda la violencia sexual.    

El 3 agosto del 2019 se tiene noticia de una violación perpetrada por policías en  la alcaldía Azcapozalco a una menor de edad durante la madrugada, a la fecha no tenemos noticias de posteriores investigaciones de este asunto denominado “caso Azcapotzalco” y se acusó en los medios a la víctima de mentir, su familia y ella ya no habitan el domicilio en el cual residían a partir de este evento. Posteriormente como respuesta a la negligencia de las autoridades respecto a innumerables casos de violencia feminicida y agresiones por identidad de género, se realiza una protesta denominada manifestación de la brillatina el 16 de agosto del 2019 en la glorieta de Los Insurgentes en la Ciudad de México,  en la cual aparecen grupos autodenominados y mencionados por la prensa y los medios de comunicación como feministas radicales, el rad fem; todas las miembras que alcanzamos a distinguir portan pasamontañas. En virtud de que el graffiti es considerado como delito en la CDMX, se les criminaliza, se les acusa públicamente de daño a los monumentos públicos y se les somete al escarnio social y mediático.

El 29 de octubre del 2019, después de varios paros universitarios debido a diversos sucesos “aislados”, pero todos relacionados con la denominada violencia por identidad de género en la FFyL de la UNAM y como resultado de un hartazgo de décadas manifestado por las víctimas de una institución con autonomía pero sin justicia, las estudiantes organizadas de la facultad como colectivo autodenominado “Mujeres organizadas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM” (MOFFyL), desencadenan varios paros históricos separatistas de mujeres en  diversos planteles de  universidades públicas mexicanas, preparatorias y facultades foráneas y locales. En todas las mesas de negociación las mujeres parte de estos grupos de resistencia feminista usan el pasamontañas negro  y cubren sus rostros como medio de protección de su identidad. Se especula aún respecto de si son estudiantes universitarias o no debido al uso de esta prenda.      

Pese al miedo que nos embarga a casi todas en la CDMX, nos encontramos en una gran época de denuncia pública de mujeres (…) el uso reiterado en manifestaciones públicas de mujeres con pasamontañas y el rostro cubierto como señales simbólicas de la resistencia feminista urbana y rural en México.

Durante la manifestación del 24 de noviembre del 2019 a favor de la legalización del aborto en la CDMX, se registran quemas, pintas y reacciones de resistencia a la violencia estructural patriarcal reflejada en la impunidad de agresores/as en instituciones y escuelas. De nueva cuenta se recurre al pasamontañas como prenda de resistencia, consciencia social y anarquismo, la prenda oscura y protectora, reflejo del miedo que se transmuta al estar siempre próximas a ser criminalizadas y sometidas al rigor de la ley, por policías y autoridades capitalinas, o inclusive señaladas dentro los propios grupos feministas como  “preparadas o capaces” para la lucha social y política no pacifista del feminismo radical de estos momentos en la ciudad.  

Pese al miedo que nos embarga a casi todas en la CDMX, nos encontramos en una gran época de denuncia pública de mujeres, de movimientos me too globales en sures y nortes, movimientos en contra del acoso sexual, a favor de la necesaria legalización del aborto en todos los países latinoamericanos, y con el uso reiterado en manifestaciones públicas de mujeres con pasamontañas y el rostro cubierto como señales simbólicas de la resistencia feminista urbana y rural en México.

Fuentes:

Butler, Judith, Deshacer el género, Paidós, Barcelona, traducción al castellano  de Patricia Soley–Beltrán,  2006.

____________, Mecanismos psíquicos del poder, Teorías sobre la sujeción,  Cátedra, Universidad de Valencia, Instituto de la mujer, traducción Jaqueline Cruz, Segunda edición,  2010.

____________, Cuerpos que importan: sobre los límites materiales y discursivos del sexo, Paidós, Buenos Aires, 2010. 

Segato Rita, Las estructuras elementales de la violencia, Buenos Aires, Prometeo y Universidad Nacional de Quilmes, 2003.

__________, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, Territorio, Soberanía y Crímenes de Segundo Estado, Universidad del Claustro de sor Juana, México D.F. 2006,  ed. Tinta limón, 2013

__________, La faccionalización de la república y el paisaje religioso como índice de una nueva territorialidad, en La nación y sus Otros, Buenos Aires, Prometeo, 2007

__________, Femigenocidio como crimen en el fuero internacional de los derechos humanos: el derecho a nombrar el sufrimiento en el derecho, de próxima aparición en: una cartografía del feminicidio en las américas 2010 Mexico D.F.Descarga en línea: http://feminicidio.net/sites/default/files/femigenocidio.pdf, Mayo 30, 2018.

____________, Las nuevas formas de guerra y el cuerpo e las mujeres, Pez en el árbol, Puebla, 2014.

Periódico digital: https://www.animalpolitico.com/

Periódico digial: https://www.animalpolitico.com/el-blog-de-lexia/de-colores-brillantina-y-ciudadania/

Periódico digital: El país, Me too, cronología de un movimiento global, https://elpais.com/tag/movimiento_metoo/a

Sitio de Facebook: Rosas Rojas, colectiva feminista, https://www.facebook.com/rosas.rojas.7792/

Te recomendamos también:

“Llorando y bordando, ¡ya no!”

Los feminismos

¿En dónde está el patriarcado?