Por Adiel Martínez Hernández

 

Al igual que con el cambio en las representaciones de etnia, clase y raza, es necesario disminuir las concepciones estereotipadas que hacen los medios de la diversidad sexual, sobre todo de gays y lesbianas.


Las múltiples opciones que existen hoy en día para el consumo de contenidos, sumado al contexto de la pandemia y el arraigo obligado, hace que se demanden relatos que den entretenimiento y distracción a una audiencia ávida. Oportunidad que aprovechan los productores para presentar historias con el “éxito” probado en su narrativa pero con cambios en su representación.

Algunos de estos cambios implican sustituir a la protagonista mujer, ahora por un hombre y viceversa. Cambiar el origen étnico del personaje o ya definitivamente el rasgo racial. Y recientemente, están cambiando la orientación sexual de los personajes para que, sumado a todo lo anterior, se cumplan cuotas de inclusión en la representación mediática.

Las modificaciones han provocado la división de opiniones entre los públicos. Aparecen por un lado los “puristas” que sostienen que se debe respetar el texto en su originalidad, en su primera versión. Por otro lado están los “progres”, que asumen que los contextos han cambiado y que se da la oportunidad para generar nuevas representaciones que visibilicen a sectores de la sociedad que no estaban presentes en los relatos originales.

La pugna no ocurre con la misma intensidad en todos los rubros. Las cuotas de inclusión étnica y racial son de las más aceptadas por la audiencia, quizá porque llevan más años llevándose a cabo y el público las tiene más asimiladas. Es paradigmática la cinta El día de la independencia porque en su historia de la lucha contra la invasión alienígena, había además de judíos y afroamericanos, latinos, musulmanes, indios, asiáticos, etcétera.

La queja de los puristas está en el llamado empoderamiento de los personajes femeninos y en la integración de personajes que representan a personas de la comunidad LGBT+, a éstos últimos los consideran hasta innecesarios en la trama pues consideran que no aportan nada a la historia.

Es un intento de aprovechar el potencial que tienen los discursos mediáticos para hacer presentes estas realidades y proponer nuevas prácticas sociales más justas para las personas.

Ciertamente dependerá de lo que se está contando, junto con la pretensión de verosimilitud que busque el creador del contenido, que la participación de una mujer empoderada o un personaje de la diversidad sexual tenga cabida o no. Pero un contenido mediático no sólo cumple con la función de representación sino que también orienta al receptor en la manera que éste puede interactuar con la realidad que se le muestra.

Así, al visibilizar a miembros del colectivo LGBT+ se está reconociendo su existencia como parte de la diversidad humana. Luego, al construir historias donde ellos son protagonistas o personajes secundarios se está  mostrando la participación cada vez más dinámica que tienen en la realidad social y las múltiples problemáticas a las que se enfrentan.

El resultado, al igual que con el cambio en las representaciones de etnia, clase y raza, será precisamente el de disminuir las concepciones estereotipadas de la diversidad sexual, sobre todo de gays y lesbianas, que venían haciendo los medios. Al mismo tiempo, repercutirá en la disminución de procesos de discriminación por parte de los miembros de la audiencia, hacia las personas de este colectivo en la vida real.

Lo anterior para nada implica imponer una agenda o una nueva ideología maquinada por élites que dominan los medios de comunicación. Es un intento de aprovechar el potencial que tienen los discursos mediáticos para hacer presentes estas realidades y proponer nuevas prácticas sociales más justas para las personas.

Por lo tanto, son más que necesarios los personajes femeninos empoderados, personajes masculinos que rompan con los estereotipos de la masculinidad hegemónica y por supuesto los personajes de gays, lesbianas, transgénero, travestis, transexuales, intersexuales y queer que reflejen que lo humano es en esencia diverso.

Te recomendamos también:

Personas atraídas por menores

Nueva lucha estudiantil

El universo femenino y la empatía masculina

Actos contramasculinos